Luis Antúnez y Salmo Patagonia Lodge

¿Quien soy? Luis Antúnez

Cuando era un niño, el profesor preguntaba a mi clase sobre lo que queríamos ser cuando fuésemos mayores; mis compañeros respondían rápida y alborotadamente con respuestas tales como médicos, astronautas, policías... mi maestro, se dirigía a mí y me decía ¿y tú Luis? - de mayor quiero ser "pescador con mosca" respondía, tras lo cual toda mi clase rompía a carcajadas ante mi respuesta...

También mi madre, solía tomarme en sus brazos y trataba de explicarme como la pesca con mosca era una "afición" y no una "profesión" y que debería elegir, al igual que el resto de la gente, a qué dedicaría mi vida...

Nunca entendí aquello de no poder hacer de tu pasión tu forma de vida y, transcurridos los años, puedo asegurar que "ellos estaban equivocados" al salir de la universidad empecé a demostrar que era posible y hoy en día puedo decir que he cumplido mi sueño y soy un pescador a mosca profesional. Viajé por muchos lugares hermosos de la Tierra, en busca de míticos peces, conociendo mosqueros de todo el mundo y gente que, independientemente de sus nacionalidades, creencias y otros aspectos, estaban unidos por algo tan maravilloso como es la pesca con mosca, lo cual, en un mundo como el nuestro y los tiempos que vivimos, creo que es algo mágico y fantástico: "no hay fronteras alrededor del planeta mosca..."

En ese devenir llegué a esta hermosa Tierra llamada Patagonia, hace ya más de veintidós años. Me convertí en un pionero, siendo quizás el primero que se dedicó profesionalmente a este trabajo en la zona, explorando lugares, técnicas y haciendo de Patagonia mi lugar de residencia y mi hogar. Estoy convencido de ser una persona privilegiada, ya que dedico mi vida a algo que me apasiona y trabajo en lugares donde la mayor parte de las personas sueñan con conocer algún día. He hecho de mi casa el lugar de llegada de mis clientes y amigos; la mayor parte de ellos regresan cada año para compartir nuevas aventuras en esta tierra salvaje, recóndita y privilegiada. Aquí no tenemos involucradas grandes corporaciones, o intermediarios, sólo mi trabajo y dedicación personal, al igual que el del resto de mi equipo que, igualmente, ha elegido tomar el mismo camino que yo y ofrecer una pesca de ensueño a pescadores especiales que saben apreciar una pesca de calidad, amistad y aventura, en un entorno de exclusividad de cinco estrellas y con alternativas y opciones para todos los gustos y necesidades.

Como dijo R. Haig Brown, la pesca significa cosas diferentes para personas diferentes y por ello, durante todos estos años de trabajo en Patagonia, he ido construyendo una importante infraestructura: un cálido y especial lodge, desde ahora tu casa, vehículos cómodos y seguros, barcas de diferentes tipos: para flotar ríos, pescar lagos y lagunas, guías especializados, entregados y apasionados con hacer cada día el mejor trabajo y, lo más importante, lugares exclusivos de pesca para trucha y salmón en donde solo nosotros tenemos acceso, lo que nos posibilita estar pescando en estas aguas en total soledad (más de veintidós lugares cerrados, con casi doce mil hectáreas de terreno) Por eso decidí bautizar este espíritu o idea como la "capital del mundo de pesca de la trucha fario" ofreciendo jornadas increíbles de pesca principalmente a mosca seca, aunque también con ninfas o streamers; a pez visto, con cantidades de peces o peces de grandes tamaños, tal cual lo hubieras soñado y deseado siempre, como sabes, algo imposible de concebir en el resto del mundo.

Mi experiencia y los testimonios que aparecen en estas páginas, así van a mostrártelo, pero seguramente no tendrás una idea exacta de lo que te cuento hasta que no vengas y lo veas con tus propios ojos, lo sientas en tu caña y lo guardes dentro de ti para siempre.
Gracias por tu tiempo y buena pesca, nos vemos en el río.